Joan Tatay es toda una institución en el Real Club Náutico de Valencia, sus más de 40 años (en junio hace 41 años en la casa) como trabajador le avalan para ser uno de los más veteranos en activo. Su puesto de trabajo, control (acceso al Club), es una de aquellas posiciones en la que el don de gente debe prevalecer por encima de todo y en ese sentido Tatay siempre ha sabido tener ese punto de saber cómo decir y hacer las cosas con una sonrisa, amabilidad y respeto a todos.

40 años en el Club dan para mucho….
Ya lo creo, Pep. De ser prácticamente un jovencito recién salido del Instituto a pasar a ser un trabajador a punto de acabar su carrera profesional.

¿Cuáles fueron tus inicios y cómo empezaste en el Club?
Pues empecé a trabajar en el Club cuando estaba en la antigua ubicación dentro del puerto en Paseo De Caro, al lado de Unión Naval de Levante, tras realizar el curso y superar el examen de Radiotelefonista Naval. El día 24 de junio del 80 comencé a atender el teléfono y las llamadas de radio en el canal 4 de la frecuencia de 27 MHz. Todavía no teníamos VHF.

¿Qué es lo que más te ha marcado en todo este tiempo?
He conocido a mucha y variada gente. Al Club han venido personas muy importantes de más o menos rango o condición, pero de todos aprendes algo.

Eres uno de los veteranos en la casa…. ¿Qué representa para ti ser el ‘jefe’ de todos?
Es un honor y un orgullo para mí estar tanto tiempo trabajando en este Club y con tantos y buenos compañeros. Siempre intento darles buenos consejos y enseñarles todo lo que he podido aprender a través de los pocos años de experiencia acumulada.

Muchos cambios en casi una vida que llevas en el náutico de Valencia. ¿Con cuál de todos ellos te quedas?
Bueno, está claro que la confirmación como sede de nuestro Club para la Copa del América fue un momento de los más importantes pero hay otros que también lo fueron aunque a otro nivel como la inauguración de la piscina que fíjate, hoy está de reforma o la puesta en funcionamiento de las barreras y del parking con el inicio de los carnets y tarjetas de socio para entrar al Club, el cambio de la era del bolígrafo y papel, megafonía y teléfonos de monedas a ordenadores y móviles… Dan para mucho 40 años.

En tu puesto de trabajo, centralita, han pasado muchas cosas y muchas personas de todos los tipos. ¿Nos puedes contar alguna anécdota especial que te ha tocado vivir?
Alguna que otra tengo. Una vez me tocó hacer de fotógrafo con mi primera cámara digital de 1.2 Mpx. que tenía por casualidad en mi coche durante una visita por sorpresa de su Majestad La Reina Dª Sofía a nuestras instalaciones. Hay muchas Pep, son muchos años.

Un deseo…

Bueno pues en estos tiempos tan duros que nos está tocando vivir, espero que todo esto acabe felizmente lo antes posible y que podamos entre todos seguir haciendo a nuestro querido Club más y más grande cada día. Muchas gracias.